“Zapatero a tus zapatos” o “el que mucho abarca poco aprieta”

1236

Hoy quiero comentarles acerca de una práctica muy común, aunque considero que no es la más correcta, y lo mismo he visto que la practican pequeñas, medianas, grandes y gigantes empresas: tratar de ser autosuficientes.

Y seguramente muchos de ustedes pensarán que ser autosuficientes está bien para no depender de nadie pero como dice el dicho: “zapatero, a tus zapatos”. De donde venga esta expresión la verdad lo desconozco pero me agradó y va en línea con el tema.

Como les mencionaba anteriormente, siempre he visto esto pero en los últimos meses me ha sido mucho más evidente. Claramente cuando una pequeña empresa va creciendo debieran ser más formales sus áreas de RRHH, distribución, sistemas. Y es muy entendible que a medida que las empresas van creciendo en tamaño también lo necesitan hacer en sus capacidades.

Lo que desde mi punto de vista resulta redundante e inútil es que se destinen demasiados recursos para actividades que no son la función principal del negocio.

Me parece impresionante que en pleno siglo XXI y con la evolución tecnológica en la que vivimos, en las empresas se quiera seguir haciendo de todo y se quiera abarcar todas las áreas.

No me queda claro por qué si en las empresas se contrata a un tercero para hacer la limpieza del edificio, o a alguna agencia que desarrolle estudios de mercado, o a quien haga reclutamiento de personal, no se haga lo mismo para otras áreas. Y me refiero puntualmente al tema de IT y más específicamente al desarrollo de sistemas hechos a la medida para las necesidades de cada una de las áreas de la organización.

¡Wow! podría decir cualquiera dado que están buscando explotar sus capacidades, pero en un momento tan evolucionado en el que vivimos lo que además necesitamos es ser más inteligentes y productivos y enfocarnos en las actividades que más impacten nuestros resultados.

Aun cuando sea un grupo grande o pequeño el que esté dedicado a realizar estos desarrollos, ese no es nuestro negocio principal. Y todo esto sin mencionar que dado que no se es experto en sistemas entonces puede no actualizarse la herramienta con la suficiente periodicidad o no se da mantenimiento oportuno. Y sin contar con el nivel de frustración que pueden sufrir los usuarios al continuar trabajando con tecnología que no es la más avanzada (por ejemplo, continuar utilizando excel).

Ya la rueda existe, no la creemos desde cero nuevamente. No hay que perder el foco del negocio principal. Tomemos ventaja de lo que ya existe en el mercado y capitalicemos la fuerza que tienen las empresas que se dedican a desarrollar soluciones.

Información siempre habrá mucha, la forma y oportunidad con la que se explote serán las verdaderas ventajas competitivas que se tendrán frente a los competidores. Además de que también resulta más rentable y más rápido de implementar.