Stan Lee nos dejó… 4 fantásticas lecciones de Content Marketing

1644

Stanley Martin Lieber (Stan Lee) fue uno de los más famosos creadores de comics de los últimos 70 años y sin duda, el más mediático de todos. El padre de las licencias más célebres de Marvel: Spider Man, Hulk, Iron Man, Los 4 Fantásticos, Capitán América y X-Men, fue además un verdadero súper héroe en el ámbito de los contenidos de ficción e ídolo inmortal para la mayor parte de sus seguidores, pues dejó vivo su legado y cuatro extraordinarias lecciones para quienes generamos contenidos:

1. Branding y Marca Personal: el detalle lo es todo

Si algo sabía el famoso creador, era construir personajes. Desde su aspecto físico, colores y formas, hasta su personalidad, historia de vida, entorno, metas, virtudes y flaquezas, particularidades tan humanas, que plantaban al ser fantástico como un personaje real.    

Además, Stan Lee supo cómo posicionarse él mismo, algo poco común en quienes están detrás de las grandes creaciones, que por lo general sólo se mueven tras bambalinas. Stan apareció en varias de las películas de sus súper héroes, en decenas de eventos y ferias comerciales como Comic-Con, programas de televisión, periódicos e incluso, series que no tienen nada que ver con Marvel o sus personajes.

2. La importancia de mostrar tus súper poderes

En sus historias, los poderes de cada súper héroe no sólo los definían, sino que eran esenciales para la construcción del personaje y su diferenciación con otros héroes o personajes antagónicos. La importancia de las cualidades de un personaje, e incluso una marca, fue siempre muy clara para él. Incluso, así lo expresó refiriéndose a los anuncios de automóviles, donde claramente criticó aquellos comerciales que siempre mostraban las mismas tomas de un automóvil y omitían la descripción de sus diferenciadores:

3. Storytelling: la fantasía se nutre de la realidad

No sólo empleó formulas probadas de narrativa para sus historias, fue más allá, atribuyó a cada personaje palabras distintivas, Spider Man era el “Asombroso” Hombre Araña, Hulk es “Increíble”, Iron Man es “invencible”. Pero además, les creó un lenguaje propio de acuerdo a su personalidad. Podemos identificar a cada súper héroe por sus muy personales diálogos y modismos. Humanizó a seres fuera de serie provocando que muchos de sus seguidores se identificaran con ellos. Eran titanes de carne y hueso, con virtudes y defectos, eso hizo que las historias fueran más creíbles.

Otro acierto fue incluir a las minorías norteamericanas, algo que ahora Disney hace en todas sus creaciones para captar a esos sectores.

4. Siempre deja un poco de intriga, aún al final de todo

Aunque Stan Lee ya murió, aún no hemos visto todo, nos dejó una sorpresa. Antes de fallecer estaba trabajando junto con su hija Joan Celia (JC Lee) en la creación de un nuevo personaje (si, otro más y a sus 95 años). Se trata de Dirt Man, en palabras de su propia hija “el último angelito que han escondido”.

“Mi lema es ´Excelsior´, una antigua palabra que significa ´hacia arriba y hacia delante a una mejor gloria´. Está en el sello del Estado de Nueva York. Sigue avanzando y si es hora de irse, es hora. Nada dura para siempre.” Stan Lee.

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL