La identificación por radiofrecuencia (RIFD, de Radio Frequency Identification), ha brindado una variedad de beneficios a las tiendas de moda para incrementar la experiencia de las tiendas físicas.

Esta tecnología cuenta con diferentes aplicaciones, pero específicamente en una tienda de moda la podemos encontrar en la etiqueta de las prendas. De esta manera se ha mejorado la gestión del punto de venta, evitando errores en la captura de datos, disminución de costes, así como la localización de las prendas para el consumidor.

Las etiquetas con tecnología RFID permiten a través de ondas de radio, identificar una prenda en un almacén, con el propósito de agilizar su localización y compra. Existe una variedad de formatos de este tipo de etiquetas inteligentes. Las cuales surgieron como respuesta a las desventajas de los códigos de barras, que en un principio, eran utilizados comúnmente para la identificación de objetos en punto de venta.

La capacidad de almacenar datos, es una de las ventajas de las etiquetas con tecnología RFID, además de que permite identificar a distancia objetos, productos o prendas sin necesidad de tener visión directa.

En países como Italia, las empresas de alojamiento son conocidas por la utilización de dispositivos de identificación por radiofrecuencia. Según datos de Istituto Nazionale di Statistica, el 10 por ciento de las compañías de alojamiento italianas usaron tecnologías RFID para identificación de personas o control de acceso durante 2017

En tanto, en España, Inditex ha informado que una parte de sus inversiones se centran en la implantación de la tecnología RFID en su stock, en todas las cadenas donde opera, y prevé que esta acción se finalice para 2020. De esta manera integrará su modelo físico con el online. Pero, es importante señalar que Zara, una de las marca de la compañía, ya ha implementado esta tecnología en 25 mercados.
A propósito, datos de Statista muestran los ingresos del mercado de la tecnología RFID (identificación por radiofrecuencia) en el mundo. En 2017, las compañías tecnológicas generaron 3,800 millones de dólares en el sector minorista. 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL