Postres, una indulgencia preferida por ellas

1011

Los postres son uno de esos gustos que no nos podemos resistir fácilmente ya que dicen que no alimentan solo el cuerpo sino también el corazón. Son muy poderosos porque para quitar la tristeza solo se necesita un rico postre y la plática de un buen amigo. Incluso hay quienes afirman que como la vida es corta, hay que empezar con el postre.

En esta ocasión quiero dedicar mi columna a estas ricas indulgencias ya que el próximo 14 de octubre se celebra el día del postre y merece festejarlo disfrutando de una de estas delicias.

Algunos de los puntos que más me llamaron la atención es que realmente comemos postre a todas horas.  Sobre el consumo fuera de casa, los postres fríos envasados, es decir como las natillas, gelatinas, arroz con leche, flanes, etc. se consumen durante la mañana ya sea como desayuno o como “snack” de media mañana y es en la tiendita de la esquina donde se compra principalmente. Se consumen principalmente en la calle y en la oficina.

Los postres fríos preparados destacan en otros momentos del día, en especial entre las comidas o como cierre de oro de la principal comida del día. Cuando se come el postre antes de la comida (es decir como lunch) se compra principalmente en puestos de la calle. Si la indulgencia es por la tarde se compra en la tiendita de la esquina o en la heladería (y no son helados).  Y para terminar felices el día también se compran para la cena. En este caso se consumen principalmente en puestos de la calle así como en cafés o cafeterías.

No hay duda, ellas son más dulces, ya que en 7 de cada 10 veces que se compra un postre es una mujer quien lo adquiere. 45% de las mujeres comprar por lo menos una vez al año un postre fuera de casa mientras que solo un 29% de los hombres los consumen.

Ellas, en el 59% de las ocasiones comparten su postre, mientras que la mitad de las veces ellos se lo comen solos, sin compartir (¡que egoístas!). Además ellas, en el 18% de las veces que los compran, lo compran para alguien más (claro, destacan los niños cuando es mamá quien lo compra).

En casa también se compran postres listos para consumir. Quienes más los compran son los hogares con niños pequeños. Una tercera parte los compran las familias con niños menores de 5 años. En un año 3.2kgs es lo que adquieren de estas dulces indulgencias; gelatinas de agua y arroz con leche es lo que más compran. En los hogares con niños entre 6 y 12 años cobran importancia postres como las natillas y los flanes.

El sabor preferido de los hogares es vainilla; conforme más grandes son los hijos cobra aún más relevancia. Entre más pequeños son están más abiertos a probar diversos sabores. Si hablamos de gelatinas, ya sean para preparar o las que se venden listas, el top 3 de sabores son: Fresa, Limón y Uva. 

¡Festejemos el 14 de octubre disfrutando de un delicioso postre para alegrar la vida!