Las activaciones constituyen una plataforma estratégica básica para las marcas. La implementación de este tipo de campañas BTL genera beneficios como un mayor posicionamiento o participación en el mercado, si se cuenta con una estrategia de crecimiento para los productos o servicios en sus mercados actuales.

Esta actividad permite a las marcas mantener un posicionamiento diferenciado. Mientras que el acercamiento de la marca fortalece a corto plazo los beneficios de la oferta en su mercado potencial. Sin embargo, para tener mayor precisión en los resultados de la estrategia es importante que acciones como activaciones de marca entreguen un valor diferenciado a través de la experiencia. Es aquí donde el marketing mix debe cobrar una mayor eficacia en los aspectos base como son el producto, precio, punto de venta y comunicación.

Actualmente los consumidores pagan más por vivir una experiencia. Las industrias que lideran el mercado BTL obtienen clientes más leales, al mostrar su oferta de una manera que afecte el comportamiento de las personas dentro o fuera del punto de venta. Si bien, un consumidor tiene acceso a información de cualquier marca, es importante reforzar la decisión de compra a través de una experiencia cercana con el producto o servicio.

Hoy por hoy, una de las preocupaciones de las marcas es la lealtad del consumidor. Los millennials, por ejemplo, pueden llegar a ser clientes excepcionales, si cuentan con la atención correcta.

De acuerdo con el informe “Who are the millennial shoppers? And what do they really want?” de Accenture, los millennials exigen una experiencia de compra adaptada a sus necesidades, principalmente, desean ser tratados como un cliente valioso, contar con promociones personalizadas como recompensa a su lealtad. Es aquí donde las activaciones adquieren mayor relevancia, más allá de precios bajos, correos electrónicos o un post en redes sociales.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL