Para cientos de marca, conocer cómo es que el cerebro de un consumidor reacciona ante ciertos estímulos, ha sido una de las interrogantes que más les intriga saber, por lo que el uso de las neurociencias ha sido vital en este propósito, y con ello dar paso al neuromarketing.

La Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), define el neuromarketing como aquella aplicación de técnicas pertenecientes a las neurociencias al ámbito de la mercadotecnia, esto a través de mediciones biométricas de la actividad cerebral, las cuales permiten entender mejor y con mayor certeza cómo reaccionan los consumidores ante los estímulos de las marcas.

Aunque cada cliente trate de tomar decisiones racionales, la probabilidad de que no sea así es alta. Según la DGDC, cerca del 90 por ciento del comportamiento de consumo es inconsciente, es decir, la persona no conoce con precisión porqué elige determinado producto.

Preguntas que una marca puede responder, gracias al neuromarketing

A diferencia de lo que se puede pensar, el neuromarketing no es una técnica para elevar las ventas o manipular el cerebro del cliente; más bien se encarga de descifrar cómo este órgano reacciona ante los mensajes y estímulos que recibe, en qué áreas del cerebro se manifiestan y así dar un panorama más amplio y detallado de dicha reacción, a fin de que las marcas desarrollen campañas que generen una mejor respuesta en su target.

En este sentido, el neuromarketing ayuda a dar respuesta a ciertas preguntas que durante años las empresas se han hecho y no han podido contestar de manera concreta y científica.

De acuerdo con el artículo “Del marketing al neuromarketing: cómo llegar a la mente del mercado”, de la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM, hay 7 preguntas a las que se puede dar una respuesta confiable, gracias al neuromarketing:

  • ¿Qué estímulos debe contener una campaña para lograr un mayor grado de impacto?
  • ¿Cuál debe ser el nivel de repetición en cada medio para que una campaña sea efectiva?
  • ¿Cuáles son los estímulos sensoriales que debe mostrar un producto y así lograr la satisfacción del cliente?
  • ¿Cuál es la mejor estrategia con respecto al precio?
  • ¿De qué manera se puede seducir a los consumidores para que permanezcan más tiempo en un punto de venta, incrementen su gasto y regresen?
  • ¿Qué tipo de entrenamiento debe tener la fuerza de ventas para que sea competitiva?
  • ¿Qué elementos gráficos debe tener el empaque para que llame la atención del cliente y despierte su deseo de compra?

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL