Se estima que todos los días una persona recibe cerca de 3,000 impactos publicitarios al día, de acuerdo con datos de Muy interesantes. Sin embargo, todos los días salen nuevos productos, lo que involucra que existan más estrategias y más campañas. Pero, ¿qué necesita una impresión para que sea efectiva? Definitivamente la acción BTL debe ser creativa y disruptiva, cualidades que se asocian directamente con el ambush marketing, concepto sobre el cual platicaremos en esta entrada de Marketing BTL de la A a la Z.

Conocido también como marketing parasitario o de emboscada, el ambush marketing puede definirse como la utilización de eventos o medios ajenos para promocionar una marca, sin  pagar un patrocinio o incluso sin contar con el permiso de los organizadores, tal y como explica la Escuela Europea de Negocios y Bloggin Zenith. Hay otro punto en le que coinciden ambos sitios: este tipo de acciones se encuentra al margen de la legalidad.

El ambush marketing ha sido utilizado con frecuencia en los eventos deportivos y, aunque es una acción arriesgada, lo cierto es que este tipo de actividades BTL tienen un coste relativamente bajo y un impacto considerablemente grande.

Cabe destacar que el ambush marketing, la mayoría de las veces, se realiza de modo offline, puesto que hacerlo en medios digitales implica la utilización de técnicas considerablemente invasivas y que además también pueden ser ilegales.

Un ejemplo claro de este canal de mercadotecnia es cuando, por ejemplo, a un futbolista se le paga para ser el embajador de marca de una firma de playeras. Su contrato dice que debe llevar puesta alguna de sus modelos mientras está en un partido. Todo bien hasta aquí. Sin embargo. ya hacia el final de un juego, el deportista se levanta la playera, intencionalmente, y muestra que debajo tiene otra de la competencia, por lo que así le da promoción a la primera marca y a la segunda.