Nuevas generaciones, globalización, nuevas tecnologías son algunos de los desafíos que enfrentan la mayoría de las industrias a nivel mundial.

En España, los sucesos que influyen en el consumidor no son distintos al resto del mundo. KPMG y The Customer Goods Forum en su reporte “Piensa como una startup: cómo crecer en un mercado disruptivo”, señala que para sobrevivir en el contexto actual es necesario que las marcas se concentren en el cliente y diseñar una estrategia a su medida.

La personalización es una de las claves de los negocios en la actualidad. Datos de Marketo señalan que los consumidores (79 por ciento) aseguran que es más probable que participen en una oferta si ésta refleja interacciones previas que el consumidor haya tenido con la marca.

Por otro lado, los consumidores (51 por ciento ) esperan que las marcas anticipen sus necesidades y hagan sugerencias relevantes antes de ponerse en contacto, según datos de Salesforce.

En este sentido, el sector financiero de mercado español, se encuentra ante desafíos que demandan un cambio profundo en la manera que se tiene la relación con el cliente, su modelo de negocio, así como su estructura interna.

De acuerdo con el estudio “La transformación digital de la banca española” realizado por el Departamento de Investigación del IEB, la banca tiene tres principales retos, sobre todo, en el mundo digital.

(1) Crear una cultura ágil con nuevas capacidades digitales, (2) aprender a vender en canales digitales, (3) conveniencia para convertir a los clientes en fans. El Departamento de Investigación de IEB, señala que para lograr esto se debe trabajar en los siguientes aspectos:

  • Crear una nueva cultura digital.
  • La tecnología como ventaja competitiva.
  • Optimización de la cadena de valor.
  • Nuevo talento digital.
  • Nuevos modelos de negocio digitales.
  • Mayor productividad en canales digitales.
  • Transformación de la red de distribución.
  • Ciberseguridad.
  • Experiencia del cliente.
  • Convertir los datos en valor.