ooh en el piso
ooh en el piso

Así como destaca el empleo de estrategias sorprendentes en el marketing BTL, ahora también hay que señalar que la guerilla marketing no sólo tiene usos comerciales.

Por decir algo, los múltiples ejemplos demuestran que puede utilizarse para contribuir a diversas causas. Lo importante es que se mantenga la característica de la creatividad y lo sorprendente para poder llamar a una implementación del tipo guerrilla.

Guerrilla marketing que puede ser más que comercial

Los eventos que se prestan para ser de interés general y que buscan su difusión son algunos eventos especiales como:

  • Día mundial contra el sida o el cáncer
  • Día del orgullo gay
  • Efemérides
  • Conmemoraciones nacionales
  • Apoyo a campañas sociaes
  • Difusión de la cultura, etcétera.

Eventualidades similares son motivos suficientes para poner en práctica la guerrilla marketing u otras implementaciones propias del marketing BTL que se enfocan en llamar la atención de la mayor cantidad de expectadores.

Esta técnica puede realizarse de modo muy sencillo, por ejemplo, al ver pintas de color rosa como muestra de apoyo al movimiento en contra de la violencia de género; o pasos en forma de huellas para atraer a los niños a los espacios de juego o recreación.

Dichos actos ponen a las marcas en la mira, así que toman además la determinación de emplear elementos comunes para sorprender al público y llevarlo fuera de su rutina para motivar alguna acción.

Aunque la compra es el principal objetivo del marketing, muchas veces se queda de lado esta intención sólo para dar un espacio de ocio al público.

A diario, cientos de personas consiguen tener un momento de juego o propuestas nuevas, incluso extrañas, por medio de un anuncio. Estas personas, después, podrán adquirir o no productos o servicios, pero al menos el input lo han recibido.

De este modo, el primer paso para que la implementación de marketing BTL llegue a ser un éxito ya se dio.

Lugares comunes o de tránsito masivo con el espacio para llegar al máximo de personas. Ahora las marcas deciden si ponen un mensaje de consumo o exponen otro que genere recordación por medio de lo sorprendente.