El lanzamiento de un producto al mercado involucra la participación de una gran cantidad de personas que fabrican, venden y compran tal artículo. El uso de los recursos es una de las preocupaciones más latentes de las marcas. Esto ha dado pie al desarrollo de iniciativas que apuesten por el reciclado. 

La Economía Circular es un concepto que gira alrededor de varias marcas de moda, pero también está presente en la industria de alimentos y bebidas, específicamente de la cerveza, que una vez más llega a Heineken, quien anunció que utilizará todos los vasos para cerveza que se usan en los festivales que patrocina para fabricar sillas y mobiliario. 

De acuerdo con Blanca Brambila Pérez, directora de responsabilidad de Heineken México, este proyecto comenzará con el festival Indio Catrina en Puebla, donde se prevé la recolección de 80 mil vasos de plástico y cebada para fabricar 900 sillas que se utilizarán en las oficinas del corporativo.

Se estima que alrededor de 10 millones de vasos son utilizados en los eventos que la marca patrocina en México, donde 25 por ciento son de cebada. Este tipo vaso fue lanzado en el festival Vive Latino en 2018, el cual es resultado de vasos producidos por una cascarilla de cebada residual de un proceso de producción. 

Los eventos que serán parte de este proyecto son el Vive Latino, que se realiza en la Ciudad de México; el Pa’l Norte en Monterrey y el festival musical Indio Catrina en Puebla. 

En México, Corona es otra marca que ha apostado por la disminución del plástico en océanos y playas. Las campañas recientes apuntan a concientizar al consumidor sobre el impacto de este material en la naturaleza; además, la iniciativa “Desplastifícate” hace ver algo atractivo y divertido el tema de la sustentabilidad. 

El incremento del plástico de un solo uso es un tema que las marcas mantienen cerca de su radar, debido en que en gran medida tienen un serio impacto en su producción, distribución y venta. Se estima que una botella de plástico toma en degradarse alrededor de 500 año, un popote un siglo; un vaso entre 65 y 75 años y una bolsa alrededor de 55 años, según datos de ONU Ambiente.

Imagen portada: @NewsweekEspanol

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL