El marketing BTL se especializa en hacer guerrilla. La palabra “guerrilla” se relaciona con “combatir”, “romper”, “quebrantar”, incluso con “jugar”. Sólo que en esta disciplina se enfoca en hacer todo lo anterior para llevar un mensaje comercial.

Así, la técnica de guerrilla marketing es un concepto que se pueden aplicar en diversas acciones que pretenden sorprender al rececptor.

Hacer guerrilla para una marca

Poner mensajes de marcas, implica llevar a sitios comunes medios sorpresivos. Aquí es donde se concibe el marketing de calle. En este sentido, Marcel Saucet y Bernard Cova, han dejado las bases para emplear el termino cuando la implementación tiene lugar de diversos modos:

  • Distribución de flyers o productos.
  • Animación de productos.
  • Animaciones humanas.
  • Shows de tráfico.
  • Acciones al descubierto: estas actividades incluyen la personalización de los elementos de la calle
  • Acciones de eventos. Los Flashmobs consisten en reunir a un grupo de personas por medio de Internet o teléfonos móviles, llegando a una acción concreta de tipo persuasiva.

En esta ocasión, éstos son los ejemplos.

Así como las marcas se preocupan de estar en los sitios más sorprendentes, tienen que procurar brindar beneficios en los sitios que se necesita algo. Aquí se buscó no sólo estar presente, sino ofrecer una experiencia en un sitio que había necesidad.

Este anuncio lo que hizo fue ponerse a la altura de las necesidades de un usuario común. Si una pantalla de un móvil se estrella, hay que hacer la reparación. Incluso les pasa a los que hacen guerrilla marketing.

Y si eres de esos humanos que ignoran a otros humanos, puedes caer en el error de olvidar a los tuyos. Aquí la campaña busca generar consciencia entre los adultos, los que somos responsables de mantener con bienestar a los niños.

Por último, otra idea de hacer sentir al público un poco de la calidez que da tener un hogar. La intención principal es que éstos piensen un poco en las personas que carecen de una casa.