Eres jefe, ¿y ahora?

73
Vieri Figallo columnista InformaBTL
Vieri Figallo columnista InformaBTL

Seré honesto con ustedes. Al querer fundar la agencia hace 11 años, cuando solo era una idea, un sueño, no tenía la menor idea del mundo en el que me estaba metiendo. Siempre pensé de una manera muy tonta que ser jefe era algo muy chingón, de tener el poder de decir “aquí mis chicharrones truenan”, y de tener un status de ser el chingón. (tristemente aún hay gente que piensa así en el 2017). No me juzguen queridos lectores, tenía 23 años e iba en la universidad.

Al fundar la agencia a los 25 años me empecé a dar cuenta que el ser jefe es una gran responsabilidad y que es algo totalmente diferente a lo que pensaba. Nadie me enseñó a serlo. Mi experiencia teniendo un jefe fue solo 3 meses cuando era trainee y ni me pelaba.

Hacer que alguien haga algo es muy complicado, pagar no es suficiente. Para dar una orden, primero debes conocer muy bien lo que estás pidiendo, no es dar órdenes y esperar que la gente lo haga como lo pides. El secreto está en ser muy preciso en tus indicaciones y hacer una gestión impecable.

Siento que el poder de un gran jefe es saber gestionar a su equipo y no solo pedirles acciones, es darles dirección, formación; que encuentren en ti una fuente de inspiración y saber liderar a tu equipo.

Para mí un buen jefe es tener una gran capacidad para formar equipos, saberlos liderar y encontrar la manera de tenerlos siempre motivados.

Cuántas veces no hemos leído frases como: “la gente no renuncia a las empresas, renuncia a los malos jefes”. Al principio no le daba tanto peso a esa frase, hoy le doy mucho valor. Desde hace años hago mucho esfuerzo porque la rotación del talento sea baja, estoy consciente que muchas veces la gente cumple un ciclo y busca otros lugares, pero siempre tratando de encontrar un desarrollo como profesional y sobre todo como mejor persona de cuando inició. Estoy orgulloso de tener gente que ha trabajado conmigo más de 6 y 7 años cuando la agencia está por cumplir 9.

Yo sé que hay muchos gurús del tema pero hablo sobre lo que yo vivo y escribo mis propias experiencias al liderar la agencia. Mi visión de cómo liderar equipos es haciéndolos parte del proyecto, del sueño y de los objetivos. Gestiono bajo un formato de estructura horizontal donde la opinión y aportación de todos son bienvenidos, escuchados y tomados en cuenta sin importar de quien venga. Ojo, tener una estructura horizontal no quiere decir que no hay un organigrama, los organigramas son la base para una operación exitosa.

Ha sido todo un proceso de aprendizaje el saber operar gente, la he cagado “n” cantidad de veces, pero siempre buscando mejorar en cada tropiezo, busco aprender y me auto analizo, cuando eso pasa me “forevereo durísimo” aparte de solucionar el problema en el momento, me aseguro que no vuelva a pasar.

Cuando alguien del equipo falla no se lo hecho en cara, el que falló fui yo al no dar la dirección o recursos necesarios para que se cumpliera el objetivo. Cuando hay una falla ante un cliente el que debe dar la cara y hacerse responsable es el jefe, no soporto y pierdo respeto de la gente que le echa la culpa a su equipo y los señala con el dedo. Demuestra ser un jefe responsable.

Pongo los 10 puntos que te hacen ser un buen jefe desde mi perspectiva.

  1. No creer que tienen la última palabra, escucha a tu equipo.
  2. Si alguien de tu equipo te dice que estás equivocado, no lo reprimas y ponle atención.
  3. Tu función va más allá de dar órdenes, debes saber a quién pedirle las cosas.
  4. Saber motivar. No solo administras nóminas, también egos y estados de ánimos.
  5. Todos llegamos a tener problemas, si alguien pasa por un mal momento personal, escúchalo y ve si lo puedes ayudar. Un buen jefe debe preocuparse dentro y fuera de la chamba de su gente.
  6. Ser un líder que inspira. Si hay problemas, enfrentarlos y contar la problemática.
    Si todos somos parte del problema todos seremos parte de la solución.
  7. Cuida tus promesas. Pierdes credibilidad si no las cumples.
  8. Conoce a tu equipo fuera y dentro de la chamba.
  9. Ser jefe es una gran responsabilidad. Tu equipo depende de ti, pero no olvides que tú dependes de ellos.
  10. Jamás cortes su propia ambición, ayúdalos a concretar sus fines profesionales. Sin importar que no coincidan con tu propio fin.

Hay más puntos, más historias que contar, pero nunca terminaría. Y tú, querido colega. ¿Eres buen jefe?, y si tienes jefes, ¿es bueno?