¿Épocas de cambio? ¡A darle!

484

Llevamos varios días preguntándonos que será del futuro de nuestro país y por ende de las marcas para las que trabajamos y de la compañía que representamos.

Después de los comicios electorales, pareciera que nuestra forma de trabajar será totalmente diferente y en muchas ocasiones con gran incertidumbre hacia el futuro. Y todo corresponde al gran exceso de información que generó más conflictos y posturas alrededor de nuevos rumbos de dirección en el país.

Y como profesionales de la comunicación, ¿qué nos corresponde?

Una gran pregunta para todos y en especial para nosotros mismos; saber que sigue y como enfrentar las transformaciones que se ven inminentes en el futuro cercano. Lo primero que debemos pensar es si estamos listos para cualquier cambio, y como lo vamos a abordar.

Posteriormente, entender las oportunidades del cambio, ayudar a nuestras marcas a entender cuáles son las nuevas prioridades en el ambiente y encarrilarlos hacia un nuevo horizonte de la mejor manera.

¿Pero quien dijo que esto era fácil de adaptar a lo que ya es cotidiano? En verdad, cambiar a la primera no lo es, la resistencia a modificar todo lo que hacemos es alta, y sobre todo la rutina nos hace vivir en una zona de confort, lo cual incrementa aún más el no querer movernos. Por lo cual aquí les dejo algunos cuestionamientos que debemos considerar al pensar en la transformación cualquiera que este fuese:

  1. ¿Estamos negociando nuevos objetivos? Identifica las oportunidades
  2. ¿Tenemos apertura al cambio? Siempre habrá algo que escuchar
  3. ¿Podemos escuchar cualquier propuesta? Evitar la resistencia
  4. ¿Desarrollamos varios caminos alrededor de cada objetivo? Explorar nuevas oportunidades de ver el camino
  5. ¿Podemos adaptarnos al cambio? Apertura total para entender donde movernos.
  6. ¿Tenemos un plan de comunicación para esto? Extender el mensaje a todos los canales y convencer las oportunidades de cambio.
  7. ¿Desarrollamos un plan de aprendizaje para obtener nuevos resultados? Informar oportunamente para lograr los objetivos.
  8. ¿Desarrollamos puntos de innovación para cambiar y fortalecer nuevas fronteras? Utilicemos lo positivo para cambiar y crecer.
  9. ¿Monitoreamos constantemente los avances? Siempre, siempre checar como nos estamos adaptando el cambio.

Es por demás decir que los cambios siempre son una forma de evolucionar, si estos están claramente diseñados para mejorar, estos serán verdaderamente afortunados.

En estos momentos nos toca hacer conciencia de que estamos en un ambiente en donde el cambio será constantemente. Por lo tanto, la adaptación e innovación no deberá ser espontánea, sino planeada y proyectada hacia un futuro mejor.

Entender las nuevas tendencias y necesidades en nuestro entorno nos hará ayudar a nuestras compañías a crear un mundo mejor.

En estos momentos, los mercados están ávidos de recibir noticias de las marcas y las compañías. Por lo cual no definir planes y ajustes al cambio constante los hará ver su resistencia a la evolución y a la adaptación es muy posible recibir una mala imagen hacia sus consumidores y público en general. Por lo cual es vital definir una postura y una propuesta a mejorar en cualquier nivel o proceso. Y de la misma forma, pasará con nosotros, debemos de adaptarnos al cambio mejorar, e innovar en nosotros mismos la forma de construir nuestra imagen.

De esta forma, grandes empresas han perdurado en el tiempo, innovando y adaptándose constantemente, reconociendo el entorno y definiendo nuevos objetivos hacia el futuro, haciendo una imagen sólida y constante en todo momento.

Y tú, ¿cómo construyes tu imagen? 

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL