El inicio de un nuevo año trae consigo una oportunidad para mejorar y obtener resultados aún más satisfactorios para las marcas que, en su búsqueda de mantener la preferencia de sus consumidores, implementan diversas acciones y estrategias, y justo entre ellas se encuentra el email marketing.

Con ayuda de este tipo de mercadotecnia directa una empresa puede no solo entablar una comunicación personal con cada cliente, sino que además tiene la ventaja de ofrecer contenido promocional relevante para el usuario, esto gracias a un conocimiento previo de sus intereses y hábitos de compra.

Adicional a esto, con ayuda de una campaña de emails además de representar un ahorro para la marca, también se puede hacer una medición de resultados mucho más certera y rápida, a fin de conocer su ROI y ver qué tan eficaz resultó y con ello ver la forma de mejorarla y distinguir qué elementos funcionaron para mantenerlos.

Email marketing: tendencias que lo harán más eficaz

Aunque varias compañías no ven en esta estrategia algo novedoso, lo cierto es que sigue siendo una estrategia eficiente que se mantiene renovada, siempre y cuando se adapte a ciertas tendencias y al propio comportamiento, hábitos y consumo de los clientes, sin dejar de mencionar que con el paso de los años más personas contarán con, al menos, una cuenta de correo electrónico.

Según datos de Statista indican que al final de 2019 habrá alrededor de 3,930 usuarios de email en todo el mundo.

Entre las tendencias que destacan este año para una campaña de email marketing destacan las siguientes:

  • Personalización: si bien esto ya se ha visto desde 2018, para este nuevo año será un elemento distintivo y de gran impacto, y más cuando los clientes cada vez más demandan acciones personalizadas, en donde se les dé un trato único y directo.
  • Contenido dinámico e interactivo: el email da la posibilidad de crear contenidos interesantes, en distintos formatos, de tal manera que además de personalizarlos el usuario, al abrir su email, encuentre información relevante, dinámica y que lo impulse a realizar una acción, es decir, a dirigirse a una landing page, a un sitio web, a una tienda online u otra plataforma digital, pero eso dependerá en gran medida de lo creativo que sea el contenido.
  • Automatización: aunque esto ya se hace, es necesario que las marcas definan correctamente cada cuánto tiempo se enviarán los emails, esto con el objetivo de no saturar a los usuarios y hacer más eficiente el envío, además de reducir gastos.
  • Asuntos atractivos, personales y concisos: en muchas ocasiones, si un asunto de un correo electrónico es muy largo, poco atractivo, con redacción rebuscada y se lee muy general, puede ser una razón para no abrirlo. Para evitarlo es preciso pensar y escribir un asunto adecuado, que sugiera algo del contenido y que le hable directamente al usuario.
  • Menos es más: se debe evitar no solo la saturación de envíos, sino también de contenido en un mismo correo electrónico; se recomienda hacer una combinación de formatos, acompañados de texto que emita un mensaje claro, conciso y que anime al cliente a ir a un sitio oficial de la marca, algo que también ayudará al tráfico web.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL