En México, millones de personas viven en un entorno inseguro o, al menos, así es su apreciación. De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la percepción de inseguridad entre la población registró un incremento al pasar del 73.7 por ciento de diciembre de 2018 al 74.6 por ciento en marzo de 2019.

Entre las ciudades con mayor porcentaje de percepción de inseguridad son: Tapachula (96 por ciento), Villahermosa (95.2 por ciento), Cancún (93.3 por ciento), Reynosa (92.8 por ciento), Coatzacoalcos (92.6 por ciento) y Ecatepec (92 por ciento).

El tema de la inseguridad que también ha generado un fuerte impacto en los negocios ubicados en el mercado mexicano, algunas empresas se han visto obligadas a dejar sus instalaciones por conflictos con grupos delictivos.

Y también es un tema que impacta al consumidor. En el sector de transporte privado, desde hace algunos años, han surgido casos que evidencian la falta de control interno para proveer un servicio de calidad. Un caso reciente reveló un mercado negro de cuentas de conductores.

Katsuko Nakamure, es una joven que sufrió un intento de secuestro al utilizar el servicio de transporte privado de Uber, en la alcancía de Coyoacán. De acuerdo con Nakamure, al tomar un servicio de Uber el conductor cambió la ruta de su viaje y condujo hasta que en un momento pudo bajar del carro o y correr en búsqueda de auxilio.

Luego del suceso, realizó la denuncia ante la alcaldía; sin embargo, el proceso se complicó debido a que las distintas independencias no tenían la información completa.

Uno de los problemas que revela este caso es que existen cuentas para conductores de Uber que se venden en redes sociales. La oferta promete una cuenta con historial perfecto, un número de viajes probado, así como desbloquear a aquellos que fueron sancionados por Uber, entre otros beneficios. Otros mercado en los que se ha descubierto la vent a de cuentas de Uber son Perú, Chile y Colombia.

En México, se estima que una de las compras en línea que más realizan los consumidores es la adquisición de servicios de transporte, como Uber o Cabify. Seguido de reservación de vuelos y la solicitud de comestibles a domicilio, por mencionar algunos, según datos de Statista.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL