En el punto de venta el consumidor tiene que percibir una lógica de presentación en los productos. En muchas ocasiones, las bajas ventas suelen ser ocasionadas porque los productos no se encuentran correctamente implantados en el anaquel.

Esto ocasiona una falta de lógica en la exhibición del producto. Además, esto lleva al consumidor a pensar que el producto que busca no lo maneja la tienda, y termina ocasionando que no se realice venta alguna.

Por tal motivo, es importante mostrar el producto de la manera correcta, y una de los técnicas para hacerlo es el facing.

De acuerdo con Small Business, el facing trata de lograr una coloración adecuada del producto en el mobiliario de la tienda. De modo que mostrar al consumidor una cantidad ideal de artículos, beneficiará la comunicación con el consumidor, por ejemplo, a través de material promocional.

En suma, la percepción de los productos e identificación aumentará a través de aspectos como los colores, las formas o gráficos.

De acuerdo con un estudio realizado por Tyco Retail Solutions, en España, la mayoría de los encuestados destacó que el principal motivo para comprar en una tienda física es la posibilidad de poder probar, tocar y elegir los productos.

También señala que al 57 por ciento de los españoles les molesta que los productos se encuentren protegidos en vitrinas, debido a que no pueden acceder a ellos fácilmente.

En este sentido, las técnicas de facing permiten mejorar la percepción del producto y su valorización logrando atraer la atención del consumidor, la identificación de las marcas, y evidentemente que se realice la compra.

Por lo tanto, es necesario cuestionarse con regularidad la colocación de los productos en el anaquel, con la finalidad de analizar su impacto, corregir los errores y aumentar la rentabilidad de la categoría a través de una mejor distribución.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL