En estos momentos se celebra el Día Mundial del Reciclaje, una iniciativa que busca sensibilizar acerca de la importancia que reciclar los desechos para contribuir a la conservación del medio ambiente.

En México, diversas organizaciones y marcas de consumo han llevado a cabo campañas para la recuperación de residuos como PET, envases rigidos de pead, pp, películas plásticas mezcladas, metalizadas, cartón multicapa o multi-laminado (Tetra Pak), vidrio desechable, envases metálicos, hojalata o aluminio, entre otros.

De acuerdo con un reporte de ECOCE, Grupo Bimbo, Bonafont, FEMSA, Grupo Herdez, Grupo Peñafiel, entre otros, son algunas de las marcas que han contribuido en material de sustentabilidad al desarrollo de iniciativas con el objetivo de cuidar los recursos naturales.

La economía circular es un concepto económico que se interrelaciona con la sostenibilidad, y cuyo objetivo es que “el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, y que se reduzca al mínimo la generación de residuos”, según economiacircular.org

En este sentido, sus principales objetivos son:

  • Reintroducir en el circuito económico aquellos productos que ya no se corresponden a las necesidades iniciales.
  • Reutilizar ciertos residuos o ciertas partes de los mismo, que todavía pueden funcionar para la elaboración de los nuevos productos.
  • Encontrar una segunda vida a los productos estropeados.
  • Entre otros.

En México, por ejemplo, 92 por ciento de los residuos totales en los procesos de producción de Grupo Bimbo son reutilizados y/o reciclados. De acuerdo con información de la propia compañía, ha sido pionera en el uso de empaques degradables en América Latina. Además, cuenta con 30 plantas con la práctica de cero residuos a rellenos sanitarios gracias a la implementación de reciclaje y waste to energy (co-procesamiento).

De igual manera, Heineken México, lanzó recientemente vasos elaborados con cascarilla de cebada, un residuo del proceso de elaboración de la cerveza. Según datos de la propia compañía, al utilizar la biomasa de cascarilla de cebada se dejará de utilizar alrededor de 10 mil kilogramos de plástico.