Hoy en día los consumidores españoles se están aventurando a adquirir productor a través de plataformas digitales. Este es uno de los hábitos de consumo que cada vez está cobrando un mayor protagonismo en varias partes del mundo.

Datos de Nielsen señalan que, el porcentaje de compras online han aumentado en los últimos tres año. Una estadística comparativa de la firma muestra que, en 2014, las compras en tiendas físicas (75 por ciento) tenían una abrumadora ventaja respecto a las compras en línea (25 por ciento). Pero, en 2015, esta situación varió un poco, ya que el porcentaje de las compras en línea aumento a 30 por ciento, Sin embargo, 2016 fue un año determinante para el comercio electrónico en España, puesto que el porcentaje de compras en línea creció 4 por ciento, sumando de esta manera 34 por ciento, mientras que las compras en los canales físicos representaron un 66 por ciento.

En cuanto las principales razones por las que los españoles prefieren realizar compras en línea antes que en la tienda física son: comodidad, ofertas en línea y la posibilidad de encontrar mejores precios gracias a la posibilidad de realizar una comparación entre tiendas, según IAB España.

A pesar del crecimiento de las compras a través de Internet, las tiendas físicas siguen siendo el lugar principal de los españoles para realizar sus compras. De acuerdo con un estudio realizado por Tyco Retail Solutions, en España, la mayoría de los encuestados destacó que el principal motivo para comprar en una tienda física es la posibilidad de poder probar, tocar y elegir los productos.

Debido a esta coyuntura, el comercio electrónico en España aún tiene algunos retos que superar para obtener un mayor preferencia de los consumidores. Aquí, algunas de las más notorias, según PWC España: plataformas más seguras, mejorar la experiencia de compra del consumidor online, acortar la distancia entre las tiendas físicas y digitales a través de dispositivos digitales.