De acuerdo con el Observatorio Shopper Experience de in-store Media México, los consumidores mexicanos gastan 60 por ciento más en supermercados físicos que en tiendas online, debido a que prefieren ver los productos de forma física antes de adquirirlos,

Ver y tocar producto en persona, transacciones más seguras, mejor servicio al cliente, mayor variedad de productos, facilidad de cambios y devoluciones, mejores precios, así como que la actividad es agradable son algunas de las ventajas que reconocen los consumidores al comprar en tienda física, según el Estudio de motivaciones y barreras a la compra en línea 2017 de la Asociación Mexicana de Venta Online.

En los puntos de venta físicos es casual observar diferentes tipos de comportamiento del consumidor. Esto dependerá del tipo de tienda al que asista una persona. Porque no será lo mismo comprar una computadora en una tienda especializada que en un supermercado. En las tiendas especializadas se suelen realizar compras complejas, mientras que en un supermercado el consumidor puede tener un comportamiento de compra más habitual.

Sin embargo, ¿cuál es la diferencia entre una compra habitual y una compra compleja? Según McGraw-Hill Education, la diferencia es la siguiente:

Compra compleja

  • El consumidor se implica, se asegura y se informa de las características del producto.
  • Su decisión se base en el conocimiento.
  • Suele suceder en productos de alto valor, de compra poco frecuente o de alta tecnología.

Compra habitual

  • El consumidor actúa por inercia, por costumbre.
  • Va al supermercado y escoge aquello que le es más familiar, ya sea porque lo ha visto por algún medio de comunicación o en otro lugar.
  • Suelen realizarse en la compra de productos de uso cotidiano en donde no hay muchas diferencias entre las distintas marcas.

De acuerdo con el Departamento de Investigación de InformaBTL, las marcas destinaron 5,574 millones de pesos a estrategias en el punto de venta en 2016.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL