Creatividad más allá del peloteo: técnica TRIZ

Por medio de esta técnica queda ideas de gran calidad y muy creativas.

1735

Mientras que hay personas que nacen con una creatividad muy desarrollada, hay otra gente que utilizan una serie de distintas técnicas para generar esta cualidad. ¿Por qué es importante contar con ella? En ámbitos tan exigentes como lo son el marketing BTL y el retail, donde cada día hay una mayor competitividad y, por ende, una exigencia cada vez más amplia, esta característica es cada día más requerida tanto por agencias como por marcas, que quieren generar ideas disruptivas, las cuales se concreten en estrategias y campañas de impacto. TRIZ es una de estas herramientas que sirven para desarrollar una mente creativa, sobre la cual te platicaremos en las siguientes líneas.

La técnica, creado por Geinrich Altshuller (de acuerdo con EOI), quien analizó una cantidad importante de patentes, logró descubrir que el proceso para crear algo nuevo sigue básicamente los mismos pasos, los cuales pueden ser analizados y aplicados a problemas de básicamente cualquier tipo, desde tecnológicos hasta mercadotécnicos.

Cabe destacar que existen dos tipos de problemas, de acuerdo a la técnica TRIZ, según explica Gestiópolis en su portal electrónico: aquellos que tienen una solución conocida y los que cuentan con una resolución que es desconocida. Un ejemplo del primer tipo, dentro del marco del marketing BTL, es la obtención de un un lead para una base de datos que forma parte de una estrategia de marketing directo (grosso modo, sabemos que se puede conseguir por medio de una relación ganar-ganar, así que se puede resolver de ese modo); un ejemplo de la segunda variante es cuando se quiere crear un producto totalmente nuevo para cubrir una necesidad de un target (como quitar la resaca de modo instantáneo).

Por medio de los conocimientos previos y de nuevos, que deben adquirirse de ser necesarios, los creativos deben hacer pasar una idea por una serie fases: funcionalidad y sistemática (descomponer y analizar las partes que conforman un todo), idealidad (la funcionalidad que tiene cada elemento), uso de recursos (reducción de aquellos que salgan sobrando), pautas acerca del origen y evolución de los sistemas y de la tecnología (estudiar otros casos similares al que estamos tratando de resolver), contradicciones (se debe buscar eliminar la perdida de la calidad de un cualidad cuando se mejora la de otra), según puntualiza Neuronilla.

Son pocas las ideas que sobreviven al rigor de este proceso; sin embargo, las que perviven a esta serie de filtros, cuenta con una gran calidad para resolver el problema para el que fueron creadas.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL