Centros comerciales en la Ciudad de México, ¿cuál es su futuro?

Es importante tener una perspectiva clara de lo que puede pasar con estos espacios.

657

El pasado 12 de julio del presente año parte del Centro Comercial Artz Pedregal se desplomó. Aunque aún se investigan las causas, usuarios en redes sociales que radican principalmente en la Ciudad de México han cuestionado la necesidad de estos espacios, tan importantes para el retail. ¿Realmente son necesarios? ¿Qué impacto y consecuencias tienen en espacios como esta urbe? Son algunas de las preguntas que han surgido a raíz del fatídico incidente en la zona sur de la capital mexicana. ¿Cuál es el futuro de estos espacios? Revisemos algunos datos importante.

Se estima que actualmente México cuenta con 650 centros comerciales, lo que ha posicionado al país como la nación latinoamericana con un mayor número de estos espacios. De hecho, según datos del Centro Internacional de Centros Comerciales, la cantidad de estos recintos podría alcanzar hasta los 760.

Este incremento está fomentado, en la Ciudad de México al menos, por la industria privada, la cual ha buscado ocupar espacios que otrora era habitacionales o incluso espacios verdes (cuestión que ha sido criticada no sólo por organizaciones sociales, sino por la sociedad civil). Pero también el gobierno está trabajando en espacios compartidos como los Centros de Transferencia Modal (Cetrams) o las glorietas, en los cuales la infraestructura es del gobierno, pero los retailers son de particulares.

Sin embargo, de acuerdo con Plumas Atómicas, en países como Estados Unidos, donde la cantidad de centros comerciales es de cerca de 1,200,l no se ha construido uno nuevo desde el 2006. De hecho se estima que de entre un 25 y un 50 por ciento de ellos podrían ser abandonados y reutilizados con otros fines.

Esto se debería en gran medida a lo que se conoce como apocalisis retail, que se puede definir como la tendencia a que muchos puntos de venta desaparezcan e incluso algunas marcas vayan a la quiebra debido, en gran medida, al florecimiento y feroz expansión del e-commerce.

Pero, ¿esto puede pasar en México? Todo parece apuntar que no. Uno de los principales motivos es que la penetración de e-commerce no es aún tan grande en el país para que pase. Tampoco existen de momento iniciativas para que haya una digitalización masiva.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL