Big Data y creatividad, ¿es posible integrarlos?

2837

Los negocios y la forma en cómo se toman decisiones están cambiando. Antes, las decisiones se basaban en intuición o instinto, hoy es con base en datos. No importa cuántos datos se tengan, el detalle es qué se hace con ellos.

Estamos en un momento donde la información abunda y esto ya no va a parar. Con data es posible conocer más a los clientes y el entorno del mercado para descubrir nuevos nichos o simplemente para saber cómo retener a tu audiencia.

Big data está cada vez más presente en todas las industrias. Pensando en el enfoque del marketing, alude al almacenamiento de gustos, tendencias, hábitos de consumo que se registran en la nube y, sobre todo, insights; esta información es para analizarse, interpretarse y generar campañas publicitarias. De nada sirve analizar una gran cantidad de datos si no se usan para generar ideas, y a su vez, para poner en práctica esas ideas.

¿Cómo explotar la información que tu empresa genera?, ¿qué valor aportan los datos a las compañías?, y ¿para qué sirve esto en los negocios? Sirve muchísimo, más de lo que se imagina, pues tener datos en el momento permite detectar oportunidades y acciones de negocio. A su vez, da la pauta para poner al consumidor en el centro de las decisiones, acorde con lo que él está buscando y necesitando. 

La data es una herramienta que se basa en la obtención de datos para clasificarlos, analizarlos e interpretarlos y de esta forma transformarlos en ideas y acciones estratégicas para saber a qué audiencia vamos a hablarles y/o cómo llegarles de una forma mucho más emotiva, dirigida y personalizada.

¿De dónde provienen todos los datos? Hay empresas como Google y Facebook que recopilan todo lo que los usuarios hacen en la computadora o smartphone. Lo que buscan, donde den clic, a lo que le dan like, lo que comparten. ¿Creías que los likes son gratis? En realidad, también son herramientas para medir el comportamiento humano en el mundo digital. Información que vale millones de dólares.

¿Has notado que al visitar la página web de una aerolínea, unos segundos después solo ves publicidad acerca de turismo o descuentos en vuelos? Es porque generaste datos y Google o Facebook detectan que eres un prospecto para comprar un viaje: un lead.

Todos los datos que se generan en la navegación son analizados e interpretados por estas empresas y la venden para que las marcas puedan ofrecer sus productos o servicios. Hay una herramienta en Google que incluso permite contratar este servicio. Se llama remarketing por Google AdWords; consiste en integrar un código en los sitios, de modo que cuando el usuario visita alguno de ellos empezarán a salir banners para que regrese al sitio que visitó anteriormente.

En estos casos es oportuno contratar a una agencia digital para poder optimizar la inversión online. El mundo digital es interminable. No terminas de hablar de un tema cuando se desprenden más herramientas.

Sin embargo, no es la cantidad de datos lo que importa, sino la forma en cómo se interpreta. ¿De qué sirve tener tantos datos si luego no se sabe qué hacer con ellos? Aquí es donde la creatividad publicitaria entra en juego, ya que ésta alude a la forma en cómo un equipo puede generar una idea a través de un dato, una idea relevante que no pase desapercibida.

No se puede concebir que Big Data y Creatividad no vayan de la mano. La creatividad se da mediante datos, y en dupla es posible justificar una estrategia que conecte con la audiencia, especular el éxito de una campaña y asegurar el Retorno de Inversión (ROI).

La forma más fácil de empezar a aplicar data en un negocio no necesariamente es teniendo un CMR, sino yendo a la fanpage de Facebook y conocer los datos de la audiencia. ¿Quién te sigue?, ¿hombres o mujeres?, ¿de dónde son?, ¿qué edad tienen?, etc. Identificar el universo de los seguidores y crear una idea a través de las interpretaciones.

Como muestra está Funeral Pet, una funeraria para mascotas que se dio a la tarea de analizar los insights de Facebook, y a partir de ello, identificó que había más mujeres que hombres que seguían su red social; el universo de estas mujeres estaba entre los 28 y 35 años, y la mayoría son mamás, así que se hizo una campaña para ellas, creando el primer libro para niños sobre concientización animal. Puedes ver todo el desarrollo de esta idea en www.animalesdelanada.com. Esto es un claro ejemplo de cómo una PyME, ni siquiera una gran empresa, identificó a una audiencia a través de datos arrojados por Facebook.

En síntesis, hay que conocer a la audiencia y generar una idea sustentada con data. Identificar, analizar, interpretar y ejecutar. Grandes estrategias se originan con prueba y error. No hay que temer a los datos, al contrario, hay que saber aprovecharlos y aventurarse en su mundo.

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL