“Anuncio Bloqueado”, ¿y luego?

371

Los medios sociales y digitales son básicos en nuestra mezcla de medios hoy y relacionado con ellos mucho podemos encontrar sobre bloqueadores de anuncios digitales (en inglés “adblockers”). En resumen, estos son herramientas que permiten a los usuarios de navegadores desaparecer el contenido que proviene de ciertas fuentes identificadas como generadores de publicidad. Hoy los podemos encontrar como extensiones de los navegadores, como la parte de los antivirus, como soluciones empresariales y más.

Cuando un usuario se convence de que ya no quiere ver anuncios en su sito favorito, los bloqueadores de anuncios se presentan como una solución maravillosa. Sin embargo, los efectos secundarios de éstos rara vez son considerados. Aquí algunos:

  • Gratuidad de los sitios: muchos sitios se mantienen gracias a los anunciantes que pagan por aparecer en ellos.
  • Optimización de costos: las marcas han logrado masificar su comunicación con los anunciantes digitales gracias, en gran parte, a la altísima oferta de espacios. Al reducirse esta oferta, los espacios se hacen más costosos y esto se verá reflejado en la calidad o precio de los productos eventualmente.
  • Nacimiento de nuevas marcas y productos: las empresas pequeñas y en crecimiento buscan darse a conocer a través de medios que les permiten hacer inversiones muy bien enfocadas y con una alta eficiencia que no necesariamente tengan grandes volúmenes

Esto, además del impacto que tendría para cada uno de nosotros complicándonos el acceso a un medio que ha crecido por los resultados que ha mostrado. Es decir, como marcas queremos que nuestros consumidores no utilicen los bloqueadores y esto se vuelve un beneficio para el mismo consumidor en algún punto de su relación con nosotros. ¿Qué podemos hacer para evitar que siga extendiéndose el uso de los bloqueadores?

Básicamente, tenemos que ser cuidadosos con un medio que queremos mantener disponible para nosotros y entender qué es lo que estamos haciendo mal. Los usuarios bloquean los anuncios por tres razones principales: seguridad, velocidad de carga y que los anuncios afectan su experiencia con los sitios. De modo que podemos hacer una serie de acciones para incentivar a los usuarios a no hacerlo, tanto como sitio que utiliza los anuncios para generar ingreso, así como las marcas que los utilizan para anunciarse:

  • Cuidar la calidad de los anuncios. Si los anuncios se ven confiables debemos ser capaces de disminuir la percepción de inseguridad.
  • Procurar la experiencia del visitante. Si los anuncios son invasivos o impiden el adecuado uso y disfrute del sitio donde están, el usuario va a tener los incentivos para bloquearlos.
  • Utilizar formatos más atractivos. Pensemos en el formato de los anuncios que tenemos y si son atractivos para los usuarios. Quizá más contenido en video o interactivo, cuidando no afectar el desempeño. También podemos recurrir a formatos ricos en contenido o integrados con el contenido del sitio donde están insertados.
  • Cuidar el desempeño de los sitios. Hoy podemos conocer de forma muy oportuna si el desempeño de un sitio o página particular es bajo. Estar cercanos a nuestros equipos de desarrollo y hacerlos conscientes de la importancia del desempeño es muy importante en este punto.
  • Permitir que los visitantes elijan. Dar opciones de manejo de preferencias en sitio es mucho mejor que llegar al caso en que el usuario bloquea todo lo que buscamos mostrar. Incluso, podríamos pensar en utilizar la administración de preferencias como un diferenciador y para recoger mayor conocimiento del usuario.
  • Incentivar a los visitantes a que no bloqueen los anuncios. Podemos pensarlo de varias formas: Una, como un esfuerzo de educación buscando que el consumidor entienda la importancia de mostrar los anuncios y pidiendo que no los bloquee; dos, generando una experiencia mejor a aquellos que no lo hacen y advirtiendo a los que los bloquean de lo que se están perdiendo por bloquearlos o no agregar el sitio a la lista de excepciones; tres, y la más agresiva, limitando el acceso a contenidos y secciones en tanto esté habilitado el bloqueador.

Es importante considerar que en tanto como sitios y anunciantes no seamos cuidadosos de los medios digitales, estamos dando a los usuarios incentivos para hacer exactamente lo que no queremos que hagan. Y que esto podría llegar a afectar estos medios de forma importante, con muy grandes repercusiones en nuestras estrategias y modelos de negocio.

¿Tú cuidas lo que anuncias para asegurar que sea agradable a tu usuario? ¿Tienes en cuenta el impacto que los anuncios que tienes en tu sitio tienen en la experiencia de uso? ¿Sabe cuántos de tus visitantes tienen bloqueados esos anuncios que son una fuente de ingresos para ti? ¿Qué estás haciendo para que no bloqueen los anuncios que compras y/o exhibes?