A partir del día de ayer, 63 sucursales de Sam’s Club, marca propiedad de Walmart, dejaron de operar debido al cierre definitivo de estos PDV.

Sin haber emitido alguna notificación previa, la empresa paró el servicio de los establecimientos mencionados, acción que precede los 26 cierres que la marca de retail tiene planeados para antes de que concluya este mes.

Los cierres efectuados este jueves comprenden tiendas ubicadas en 24 estados del país vecino del norte, así como otros en Puerto Rico, dejando a aproximadamente 11 mil empleados sin trabajo.

Ante esta situación, Walmart brindará una oportunidad a sus trabajadores de colocarse nuevamente en su nómina, en 10 tiendas que funcionarán como centros de distribución de su comercio digital.

Durante 2017, el crecimiento de este club de precios registró un crecimiento mínimo de 0.5 por ciento, el cual quedó muy por debajo del 8.4 por ciento reportado en 2012, de acuerdo con información de la empresa y publicada por Statista.

Pero Walmart no ha sido el único retailer que ha tomado la decisión de terminar su servicio en diferentes puntos de venta.

El pasado 4 de enero de este año, Macy’s dio por terminada la operación de 11 tiendas en Estados Unidos, adicionales a 19 puntos de venta que también tiene planeado cerrar.

Los estados de California, Indiana, Florida, Michigan y Ohio, fueron algunos lugares en donde dichas tiendas fueron cerradas al público.

Walmart en México, otra situación

Mientras en Estados Unidos la tienda de autoservicio cierra las puertas de varias tiendas, en México la situación es distinta.

A finales de 2017, Walmart reportó la apertura de 79 nuevas tiendas en nuestro país, misma que fueron repartidas de la siguiente forma: 10 PDV en el sureste, 22 en occidente, 18 en la región norte y 29 en la parte central del país, además de generar 4,619 empleos directos y 9,120 indirectos.

Estas nuevas tiendas se sumaron a las 2,411 existentes en México, hasta el año pasado.