Marcas

Cuando una persona escucha la palabra patrocinio, regularmente le remite a una marca en específico, que aparece en uniformes de equipos y su imagen se repite constantemente en la transmisión de un partido.

Tener en la mente que esta estrategia BTL sólo se limita a estar presente por un momento, y únicamente en eventos deportivos, debería ser una idea que en breve quede erradicada dado que ser patrocinador va más allá de estar impreso en una playera.

El patrocinio se trata de una acción mercadológica que, a través de un convenio con una o más empresas, fundaciones o asociaciones, una marca busca promocionarse en cierto lugar o mediante eventos específicos, estar a la vista del consumidor y realizar una serie de actividades mientras se lleva a cabo un evento.

Según datos de Smart Sponsorship, durante 2016 México realizó una inversión aproximada de 12,700 millones de pesos, lo cual representa un 1.7 por ciento de lo invertido en esta estrategia a nivel mundial.

¿Qué principios básico se necesitan para tener un patrocinio de alto impacto?

Es pertinente señalar que el patrocinio busca no sólo darle una mayor presencia a la marca durante cierto periodo de tiempo, sino también hacer otra serie de actividades que den una experiencia al consumidor, hagan que la marca se quede en su mente y generen confianza en él.

José  Antonio Casillas, Gerente de Marca de Heineken señaló en entrevista que para potencializar un patrocinio y sacarle el mayor provecho, es preciso que se tengan 5 principios básicos:

  1. Asociación estratégica: esto es que la marca que quiera unirse a un evento, causa o a otra empresa, con el objetivo de ser patrocinador, se debe tener en mente la obtención de un beneficio mutuo gracias a esa alianza, los cuales pueden ir desde mayor exposición ante el target, hasta una confianza y lealtad por parte del consumidor.
  2. Contenido excepcional: cada marca patrocinadora debe ocuparse en generar contenido relevante para sus clientes, no sólo poner un logotipo. Darle un contenido interesante y propositivo es una buena manera de mostrarse cercanos a ellos.
  3. Amplio alcance: gracias a un patrocinio, la empresa es capaz de llegar a un mayor número de consumidores, algunos de ellos ya fieles a la marca y otros que en breve puede ser clientes potenciales.
  4. Presencia continua: cuando una marca ya ha patrocinado un mismo evento en repetidas ocasiones, su visibilidad se prolonga, al igual que exposición, lo cual favorecerá que sea recordada por el consumidor.
  5. Confianza: al ser una empresa que en repetidas ocasiones figura en un mismo evento, es probable que para el target esta recurrencia se transforme en confianza hacia la marca.