En Estados Unidos, los retailers ya están comenzado a obtener resultados de sus estrategias ejecutadas para responder a las demandas de sus actuales clientes. Parte de esa respuesta se ha centrado en las necesidades de los consumidores que optan por realizar más compras en línea.

Asimismo, las minoristas estadounidenses han apostado por la renovación de sus puntos de venta, así como la incorporación de nuevos servicios para atender a los consumidores con estilos de vida más sofisticados.

Incluso, esta situación que ha llevado a más de 6 mil retailers a cerrar y ha obligado a emblemáticas empresas a cambiar la dirección de su negocio, ya que sólo de esta manera han podido asegurar su permanencia en el sector minorista de Estados Unidos.

Kroger Co., por ejemplo, tuvo que redefinir sus planes para mejorar la experiencia de compra de su clientes. Así espera contrarrestar el impacto que ha generado Whole Foods a partir de su adquisición por Amazon. Entre sus planes se encuentra la apertura de un formato de tienda de conveniencia, así como la implementación de tecnología del Internet de las Cosas para transformar la experiencia del cliente en el punto de venta.

Por otro lado, Walmart está intensificando sus esfuerzos para impulsar su presencia digital a través de su tienda en línea. De tal manera que ha ampliado su surtido en línea, también ha establecido la entrega de productos dos días después de haber efectuado la compra, y ha realizado adquisiciones que le han permitido fortalecer sus ventas en el último año.

En resumen, alguna de las estrategias implementadas por los retailers estadounidenses para sobrevivir son las siguientes:

Omnicanalidad

La apertura de más canales para tener una mejor comunicación con los clientes ha permitido a los retailers mayores posibilidades de venta. Al final, esa estrategia representa una oportunidad para mantener el contacto directo con los clientes.

Merchandasing

De alguna manera, la experiencia del cliente es fundamental para todas las tiendas minoristas. Por esa razón, los retailers estadounidenses han optado por rediseñar sus puntos de venta para seguir siendo competitivos en el sector y, por supuesto, más atractivos para los clientes.

Alianzas estratégicas

Otra de las estrategias implementadas por las de los estadounidenses son las alianzas estratégicos. A lo largo del año hemos visto la unión de varias empresas para mejorar su servicio. Es seguro que en los siguientes meses sigamos viendo estas alianzas, ya que hoy los retailers deben unirse para evitar ser eliminados del sector por el Retail Apocalypse.