En Estados Unidos, emblemáticas tiendas minoristas cerraron debido a que no se sumaron rápidamente a las tendencias que el mercado exigía.

Hoy por hoy, los minoristas que apostaron por innovar se han adaptado a las nuevas prácticas. En un mundo donde lo digital es esencial para superar las expectativas del cliente.

Un componente relevante de este cambio es el Internet de las Cosas (IoT). De acuerdo con datos de Statista, en 2020 habrá alrededor de 50,1 mil millones de dispositivos interconectados online en todo el mundo. Lo que llevará al mercado a valorarse en más de 1.7 millones de dólares en 2019.

Ante este reto, Adriana Patiño, gerente de Marketing de Zebra Technologies México, en entrevista con InformaBTL, dijo que entre 2020 y 2025 podríamos ver una tienda inteligente, lo cual definirá el posicionamiento de una tienda.

“Algo tan fácil como que el cliente pueda interactuar al momento del cobro creo que es una buena oportunidad para que mejore la experiencia del cliente con el vendedor”, dijo Adriana Patiño.

En suma, los minoristas no sólo compiten por precio y calidad de los productos, sino por entregar un mejor servicio. De modo que el punto de venta físico seguirá siendo un factor clave para satisfacer a los clientes.

Mariana del Río, Intelligence and Innovation Analyst at Bigfoot, señaló que para satisfacer las necesidades de los clientes en el punto de venta la clave está en el anaquel. “Creo que el layout que es algo importante en el punto de venta“, por ello, recomendó tener un anaquel atractivo para el consumidor, ya que de esta manera es más sencillo de explorar una tienda.

En cuanto a la realización de estrategias BTL, las activaciones en el punto de venta son de gran ayuda, sobre todo, para generar un vinculo emocional con el consumidor.

Interactuar con los clientes es más importante, porque de esta manera se pueden conocer sus demandas y así como entender la forma de integrar una solución tecnológica de acuerdo a las posibilidades y recursos del minorista.